Noticias

Los principales métodos no tradicionales de cultivos de algas

Al igual que las plantas terrestres, las algas marinas también pueden ser cultivadas de forma domesticada, es decir, mediante la intervención humana. Así como plantas y árboles pueden encontrarse en la agricultura tradicional y también en estado salvaje, las algas también existen en ambos ambientes.

En algunas culturas el cultivo de algas se remonta cientos de años atrás. Originalmente se trató de cultivos de recolección, pero pronto sus consumidores fueron conociendo y aprendiendo los beneficios de respetar los ciclos de crecimiento y expansión de los bosques de algas. Así fue como como el ser humano comenzó a practicar la agricultura marina de algas de forma consciente.

El cultivo de algas tradicional

Como suele ocurrir con la crianza de plantas y animales, cada uno de los métodos existentes presenta ventajas en algunos aspectos y desventajas en otros. Muchas veces los productores están condicionados por las características ambientales y climáticas del territorio disponible, y deben adaptarse a ellos y buscar mejoras con recursos limitados.

Métodos clásicos

En el cultivo de algas tradicional se controlan áreas marítimas determinadas mediante redes u otras barreras que permiten la normal influencia de las mareas y corrientes en las plantaciones, a la vez que las protegen de depredadores u objetos flotantes que puedan dañarlas.

También es frecuente la adecuación de cierto sector de la costa para simular las condiciones ideales del terreno en el que el tipo de algas a cultivar será producido. Este método implica mayores costos y recursos, ya que a veces la sola obtención de una parcela de franja costera puede ser muy difícil de adquirir.

De igual forma, el cultivo de algas en recipientes fuera del mar (como albercas, tarrinas, fosos o simples tinajas de buen tamaño) también es bastante antiguo. Como dijimos, este método también presenta sus beneficios y complejidades, pero ya comienza a aproximarse más a los métodos no tradicionales de la agricultura marítima.

Posibilidades modernas en los cultivos de algas

La evolución de las tecnologías y los avances científicos vinculados a este tipo de agroemprendimientos acuáticos han facilitado muchísimo el crecimiento de esta industria en los últimos años. En pocas palabras, tanto los métodos de cultivo más tradicionales in situ como los realizados en recipientes acondicionados se han visto beneficiados de las posibilidades de adaptación de distintos elementos que la tecnología facilita hoy en día.

A su vez, el descubrimiento de más propiedades y beneficios en distintos tipos de algas aplicados a la alimentación humana, la salud, la cosmética, la agronomía marina y la fertilización de cultivos terrestres también han potenciado este sector productivo.

Suelo, sustratos y nutrientes

Gracias a que se conocen mejor los requerimientos de los tipos de suelos y sustratos que benefician el crecimiento de distintas especies de algas, es posible replicarlos en condiciones artificiales y potenciar así su eficiencia.

De esta manera, pueden simularse rocas o lechos marítimos ideales para el enraizamiento de las algas utilizando otros materiales que puedan resultar menos costosos y más productivos que los tradicionales en sus ambientes naturales.

Iluminación

De igual forma las condiciones ideales de iluminación pueden simularse con focos eléctricos, o regularse cubriendo las aguas de cultivo con materiales opacos para limitar el impacto de la luz solar natural.

En la actualidad existen materiales especiales que permiten pasar o rechazar ciertos tipos de radiación solar. También hay bombillos o focos sumergibles que emiten determinada clase de luz a la vez que omiten otras. Conociendo las exigencias de cada clase de alga, es muy sencillo potenciar luminicamente sus necesidades en el cultivo moderno.

Temperaturas y salinidad

Por último, así como las plantas terrestres tienen buena parte de su vida principal en el medio aéreo atmosférico, las algas marinas viven y prosperan mayormente en inmersión acuática. Con los métodos no tradicionales de cultivo de algas es más sencillo y efectivo regular de forma ideal las condiciones de este ambiente que al hacerlo en mar abierta, donde las temperaturas, la salinidad y la contaminación son prácticamente incontrolables.

De esta forma hemos repasado los aspectos fundamentales que hacen a los principales métodos no tradicionales de cultivos de algas. Una industria en desarrollo que promete lo mejor para el futuro de la humanidad y el medio ambiente.

 

Michelle Sitton

Recent Posts

“Atlas de las Macroalgas del Caribe panameño, su autofluorescencia y usos”.

  Entre mayo y junio de 2018, Gloria Batista de Vega dirigió un equipo de…

1 año ago

Científicos descubren inmenso bosque de una nueva especie de algas marinas

Aunque suele decirse que en la ciencia no hay lugar para sorpresas, las algas marinas…

1 año ago

Estudio ONU: bioestimulantes de algas marinas aumentan la productividad agrícola hasta un 20%

Para nosotros no es novedad que la utilización de algas marinas reporta innumerables beneficios para…

1 año ago

La increíble recuperación de las algas marinas en los lechos marinos volcánicos

En ocasiones anteriores te hemos presentado aquí en el blog de Gracilarias.org diversos artículos acerca…

1 año ago

Las playas rojas: cuando las algas marinas gracilarias protagonizan el fenómeno del algazo

Muchas veces las costas aparecen tapadas de algas marinas muertas, en lo que se conoce…

2 años ago

Las algas marinas se perfilan como las baterías del futuro

Las investigaciones respecto a las propiedades de las algas marinas no se detienen, y alrededor…

2 años ago