Noticias

¿Tienes un acuario? Te damos consejos para que las algas marinas sean tus aliadas y no un problema

Las algas marinas en espacios reducidos y controlados como lo son los acuarios para peces ornamentales pueden ser tanto un factor de enriquecimiento como también pueden llegar a ser un problema si se nos van de control. Si tienes un acuario o pecera en tu hogar sabrás bien de qué estamos hablando.

Por estas razones es que en el día de hoy elegimos hablarte un poco acerca de las algas marinas en los acuarios y peceras domésticas, para que conozcas algunas de las mejores formas de mantener las algas de tu lado. ¡Sigue leyendo!

Fuera de ambiente: las algas marinas en peceras

Habitualmente se utilizan especies de algas marinas u otras plantas acuáticas para decorar los acuarios en los que tenemos peces como mascota o como elemento ornamental, puesto que aportan no solo una agradable estética visual al lugar, sino que también realizan funciones de regulación de nutrientes en el agua, entre otras.

Por eso mismo es que lo primero que deberás tener en cuenta es que cada acuario debe construirse de forma tal que refleje a un ecosistema real, es decir, procurando respetar el equilibrio ecológico entre las especies animales y vegetales que allí habitan, e incluso cuidando los elementos minerales o no vivos que usemos.

De esta forma, debemos saber identificar a las algas que pueden realizar aportes significativos a nuestro acuario pero también a aquellas que puedan surgir contra nuestro deseo, y que suelen ser indicadoras de algún tipo de desequilibrio en este espacio (que puede deberse a cambios en la salinidad o el PH del agua, en la temperatura, en el oxígeno y hasta incluso en la iluminación).

Algas marinas buenas para el acuario

A continuación te compartimos algunas de las mejores algas marinas que puedes introducir en tu acuario sin demasiados riesgos para su ecosistema.

  • Ulva lactucam o Lechuga de mar: tal vez sea una de las algas más populares del mundo por su agradable aspecto y su resistencia sin igual. No necesitan demasiado mantenimiento en un acuario y puedes retirarlas fácilmente si se reproducen demasiado. De hecho, cuando las quites puedes lavarlas y usarlas como ingrediente en tus comidas. ¿Nada mal, no?
  • Chaetomorpha linum: esta alga marina es muy buena para mantener a raya y equilibrados los nitratos en los acuarios de agua salada, algo que puede darnos serios dolores de cabeza si lo procuramos lograr con productos químicos.
  • Algas hypnea: se trata de una familia de algas marinas rojas del género Rhodophyta, que son muy bellas y vistosas para la decoración, y además se cuentan entre los principales alimentos de especies de peces muy comunes en los acuarios, como lo son el pez payaso y el pez canela.

¿Cómo evitar la aparición de algas marinas nocivas para el acuario?

A continuación te compartimos una serie de breves consideraciones a tener en cuenta para evitar que aparezcan o proliferen esas algas marinas que no deseamos tener en nuestro acuario, y que también te serán útiles para proteger a las algas buenas que poseas.

  • Procura que la temperatura del agua no supere nunca los 25 grados centígrados (a menos que poseas peces que así lo necesiten). La temperatura debe mantenerse constante, sin cambios bruscos.
  • Realiza cambios semanales del agua, manteniendo la acidez del sustrato de tu acuario en márgenes nutritivos para las especies que allí vivan. De la mano de esto, controla la que la oxigenación del agua sea constante y que los valores de PH se mantengan en márgenes tolerables para tus peces.
  • Mantén una relación entre nitratros y fosfatos proporcional de 10 a 1, con especial cuidado en no excederla cuando abones el acuario. Es preferible que te quedes corto de abono a que lo sobreabones.
  • Evita la luz solar directa en tu acuario. Es preferible que puedas controlar el factor lumínico con lámparas artificiales, que te dan un dominio completo sobre este elemento tan importante.
  • Puedes también introducir algunas especies de peces o caracoles que se alimenten de algas no deseadas, siempre y cuando puedan convivir pacíficamente con tus peces. Los más recomendables son: el camarón de amano (Caridina japonica o Caridina multidentata), el pez zorro siamés (Crossocheilus siamensis) o el pez Molly (también llamado topote mexicano, nombre científico Poecilia sphenops).

De esta forma llegamos al final de nuestra serie de consejos para que las algas marinas en tu acuario no sean un problema, sino que se conviertan en otro elemento de valor para tus peces y su entorno. ¡Esperamos haberte sido de ayuda!

Michelle Sitton

Recent Posts

Gracilarias de Panamá te presenta el Atlas de las Macroalgas del Caribe panameño

En Gracilarias de Panamá siempre queremos acercarte la mejor y más interesante información acerca de…

1 semana ago

Te contamos todo acerca de los postres con algas marinas como ingrediente

No es para nada secreto que las algas marinas tienen muy antiguos antecedentes en la…

4 semanas ago

Memoria defensiva: las algas marinas «recuerdan» las glaciaciones para defenderse de cambios ambientales

Cuando hablamos de las algas marinas y sus interacciones con las distintas facetas del medio…

1 mes ago

¿Cómo intervienen los animales en la reproducción de las algas marinas?

Las algas marinas son organismos vivos cuya gran familia posee un sinnúmero de especies, subespecies…

2 meses ago

Proyecto Algaterra: una iniciativa agroecológica con algas marinas

Desde nuestro lugar de promotores e investigadores de las algas marinas y sus beneficios estamos…

2 meses ago

Las algas marinas usadas para enriquecer la carne avícola

Las investigaciones científicas en distintas partes del mundo cada vez nos brindan más y más…

2 meses ago